Escucha el disco de mi banda Hydrobius, Dentro del laberinto

Entrevista 1989



Lo primero que nos choca es su seriedad. Es difícil arrancarles una sonrisa. Sólo al final, cuando ya llevamos un buen rato charlando, conseguimos una pequeñita. Prefieren mantener esa imagen distante y tienen sus motivos:

« Queremos distanciarnos de los grupos que se toman la música a pitorreo, como si la fama la regalasen. Componer y tocar es algo muy serio y no nos gustaría que dijeran que somos unos frívolos.»

- ¿Por qué Héroes del Silencio? ¿No es un nombre un poco contradictorio para un grupo que se dedica a cantar?

Enrique: Esa contradicción es parte de su encanto. Mira, cuando formas un grupo haces una lista de cincuenta nombres, el noventa por ciento horrorosos. Primero le pusimos Héroes, pero como resultaba un poco pretencioso añadimos del Silencio. No intentábamos que dijera nada en concreto, sólo que fuera sugerente e interesante.

- Todos vosotros sois de Zaragoza. En cambio, vuestro álbum gira mucho en torno al mar, empezando por su nombre "Mar adentro". ¿Por qué?
Enrique: Que seamos de secano no tiene nada que ver. Somos aragoneses y, en cambio, no cantamos jotas. El mar nos atrae mucho, sobre todo el Cantábrico. Es un símbolo de vida y nos apeteció utilizarlo como una idea unitaria de nuestro trabajo.

- Pero, personalmente, ¿también sois así?
Enrique: Sí, todos somos bastante serios. Yo, personalmente, soy muy reservado y poco dado a la broma. No me gusta demasiado sonreír. Me tomo la vida muy en serio, quizás demasiado.

- Habladme de vuestra música...
Enrique: No nos gustan las etiquetas, así que, simplemente, la definiríamos como música seria y de canciones. En un futuro nos encantaría que se hablara de "música Héroes", y acuñar un término exclusivo para nosotros.

- Vuestras letras son un poco extrañas, pero muy sugerentes. ¿En qué os inspiráis para hacerlas?
Enrique: Son letras muy personales, de pensamientos, de sensaciones, de ideas. Están llenas de símbolos y hay que tener la llave para entrar en ellas, para entender esos símbolos.

- Entre vuestras canciones no hay ninguna que hable de una historia de amor feliz. Y sabemos que tú, Enrique, eres el autor de las letras. ¿Es que nunca has tenido una relación alegre y desenfadada con una chica?
Enrique: No, nunca. Cantar obliga y condiciona mucho. Mientras otros chicos están por ahí, de copeo, nosotros ensayamos, componemos, actuamos... No tengo tiempo para salir con una sola chica. Además, creo que el equilibrio de la pareja es negativo para la composición. Es preferible pasarlo mal, salen unas letras más ricas y profundas. Si eres feliz y todo va bien... ¿qué vas a explicar?

-¿Imaginabais que la fama sería así?
Juan: No, de ninguna manera. Yo esperaba otra cosa, no sé qué exactamente. Pero en realidad no ha pasado nada, todo sigue igual, nada ha cambiado. Prefiero que sea de esta forma.

Joaquín: De todas maneras, a veces es bastante incómodo. La gente te mira por la calle y yo siento una vergüenza terrible.

-¿Y qué me decís de los nervios antes de salir a escena?

Enrique: Es fundamental estar nervioso antes de empezar. Si no se tienen nervios se pierde la gracia. Estar tenso hace que lo hagas mejor. Que sea siempre como la primera vez.
Pedro: En cambio, cuando acabas estás como borracho de tocar, eufórico, con la adrenalina a tope. Nos encantan los directos. Es lo mejor que hay.

No hay comentarios:

Publicar un comentario